Joel Peter Witkin


Biografía

Artista estadounidense, nacido en 1939, ha centrado su trabajo en la fotografía. Trabajó como fotógrafo durante la guerra del Vietnam, entre 1961 y 1964. Más tarde estudió escultura en la Cooper School of Fine Arts de Brooklyn, y posteriormente la Universidad de Columbia le concedió una beca que le permitió culminar sus estudios en la Universidad de Nuevo México, en Alburquerque, donde obtuvo su master en bellas artes; su tesis de grado fue sobre fotografía. El trabajo artístico de Witkin ha circulado ampliamente en el contexto internacional, dentro de diversos certámenes e instituciones dedicadas a promover el arte contemporáneo. Museos de diversas partes del mundo han realizado muestras individuales, antológicas o retrospectivas sobre su obra; entre ellos se destacan el Guggenheim Museum de Nueva York y el Centro Reina Sofía en Madrid. Sus obras hacen parte de colecciones como las del Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Centro Georges Pompidou de París. Se han publicado innumerables artículos, catálogos y libros sobre su trabajo.

Acerca de la obra

El trabajo fotográfico de este artista norteamericano parece encarnar la zona más oscura de la fantasía. La idea del cuerpo a la que alude su obra se ve atravesada por la noción de anomalía, que lo ha empujado a buscar todos los indicios posibles de cuerpos que se han resistido a la normalización. La atención que Witkin presta a la desviación de la naturaleza, característica de los cuerpos que son objeto de su interés, surge de la incongruencia que determina su morfología cuando se relacionan con una medida común de belleza convencional. De ese modo parece insistir en la mayor capacidad que los cuerpos que han perdido la forma convencional tienen para generar identificaciones imaginarias. La presencia de cadáveres y de monstruos -convencionalmente así podrían denominarse algunos de los cuerpos que utiliza- llaman la atención sobre el interés de Witkin en transgredir estructuras de representación.

Sus imágenes fotográficas, altamente intervenidas dentro del proceso de producción, funcionan como los detonadores de una fascinación ominosa por “otro cuerpo”, que encarna el lugar más remoto desde el que podríamos construir nuestra propia imagen. Por ese motivo no es de extrañar que se interese en conectar las escenas construidas para sus fotografías con diferentes emblemas de la historia del arte, más específicamente de la pintura ilusionista. El ilusionismo, que equívocamente solemos denominar realismo, es lo que nos impide eludir el efecto perturbador de sus imágenes.

Comments are closed.