Sub.Coop
2019


Javier
Vanegas

Colombia

javier-web

Bogotano (1984), Javier Vanegas estudió Artes Plásticas en la Universidad de los Andes, realizó el Máster de Investigación Arte y Creación en la Universidad Complutense de Madrid beca completa otorgada por la Fundación Carolina en 2017 , en el 2019 empezó su tesis Doctoral “Investigación sobre la imagen fotográfica en la era del Aceleracionismo” Bellas Artes UCM línea de investigación fotografía. Hizo su primera exposición individual en el Museo de Arte Moderno de Bogotá MAMBO, con su proyecto de grado “Portarretrato Postmoderno”, el cual obtuvo el reconocimiento de tesis meritoria. En el 2014 expuso en MACRO Museo de Arte Contemporáneo de Roma en el marco del Festival de Fotografía de Italia con su obra titulada AMPO y en 2016 participo en el festival PhotoEspaña en la exposición colectiva Fotografía Trasversal. En el marco del mismo festival en el 2018 hizo la exposición individual ECOS en Madrid. Su última proyecto de fotografía se titulado EXTINTO y se presentó en la Galería El Museo en Bogotá 2019.
En el 2017 recibió la “ Beca para colombianos en proceso de formación artística y cultural en el exterior” del Ministerio de Cultura”. Entre los reconocimientos que ha tenido su obra artística se destacan el Premio del 6º Salón de Arte Bidimensional otorgado por la Fundación Gilberto Álzate Avendaño, el Premio a las Artes Uniandinos IV versión y la mención de honor del Premio Fernando Botero. Obtuvo en el 2017 la Beca Red Galería Santa Fe, categoría programación continua, director del Tercer Salón Universitario de Fotografía. Ha participado en la publicación de libros como Tarjeta De Memoria / Memory Card ensayos sobre fotografía contemporánea en Colombia. También publicó en el libro Los sueños de la Razón y Revela Colombia 2011 publicado por el Ministerio de Cultura.
Trabajó como profesor del Departamento de Artes de Universidad de los Andes donde ofreció la asignatura de Fotografía Experimental, igualmente estuvo a cargo de la asignatura Fotografía Artística en la Universidad Jorge Tadeo Lozano y la clase Fotografía Avanzada de la Pontificia Universidad Javeriana. Desde el 2012 es miembro del Colectivo Si Nos Pagan Boys, iniciativa de autogestión independiente. Es el Director y co-creador del Salón Universitario de Fotografía, plataforma de difusión y visualización de las propuestas fotográficas que nacen en el ámbito de la educación superior de Colombia.
Adicionalmente ha participado en las bienales internacionales de Asunción Paraguay y Curitiba Brasil. En la actualidad es uno de los artistas representados por la Galería El Museo, lo que le ha permitido exponer su obra en las ferias de São Paulo, Rio de Janeiro, Londres, Miami, Lima, Caracas, Madrid, New York y Bogotá.

Tempus Fugit

El proyecto Tempus Fugit nació en el año 2007 cuando se despertó en mí el interés por realizar el registro fotográfico de los retratos que posan sobre las tumbas del Cementerio Central de Bogotá. Con el paso de los años, la serie ha crecido mediante la inclusión del registro de los cementerios de otras ciudades y municipios de Colombia como Armenia, Medellín, Santa Marta, Taganga, Bucaramanga y Pasto, entre otros. Posteriormente, empecé a recorrer los cementerios de ciudades del mundo, entre ellas Madrid, Sevilla, Barcelona, Lima, Asunción, Milán, Quito, Buenos Aires, Tokio, Praga y Nueva York. Debido a la exposición a las particulares condiciones naturales propias de los cementerios, estos retratos tienden a evidenciar con mayor intensidad el cambio y deterioro inevitable de cualquier huella lumínica, lo que desemboca en una inevitable degradación y deformación de la imagen y del soporte material del retrato. Este deterioro es de mi particular interés en la medida en que hace evidente el proceso de cambio constante y, de alguna manera, pone de manifiesto la muerte de la imagen materia, anunciando en cierta forma el cambio de episteme en el que entramos y nuestra nueva forma de relación con las imágenes hoy en día. Lo que evidenciamos en estos retratos sobre las tumbas es un comportamiento tautológico, ya que el mismo proceso de descomposición y desaparición está sucediendo en el retrato del referente y en el cadáver dentro del féretro. Las fotografías de la serie se nos presentan como ecos cargados de ausencia, imágenes que, como todo índice, nos remiten y ubican en otro contexto, en un tiempo y espacio impropio; un punto muerto en la historia. De ahí la fuerza, el vació y el sentimiento evanescente que se genera al presenciar estos entes ausentes. Las imágenes en sí se convierten en memento mori que nos recuerdan no solo el inevitable paso del tiempo, sino también la desaparición misma de cualquier referente.
La fotografía es en sí misma un anacronismo; desde el momento de su concepción, esta empieza a ser parte de un tiempo que le es ajeno. Es el eco de otro tiempo y espacio que ya ha pasado y nunca volverá. La imagen fotográfica es la momificación de un instante pasado. Roland Barthes reflexiona acerca del poder de la imagen fotográfica y de su verdadero valor intrínseco de la siguiente manera:
“[…] la fotografía solo adquiere su valor pleno con la desaparición irreversible del referente, con la muerte del sujeto fotografiado, con el paso del tiempo […] En la fotografía del referente desaparecido se conserva eternamente lo que fue su presencia, su presencia fugaz –esa fugacidad, con su evidencia, es lo que la fotografía tiene de patético–, hecha de intensidades. Dicho de otro modo: es imposible separar el referente de lo que es en sí la foto.” (Barthes, 1989, p. 22)
La esencia de la fotografía es precisamente esta obstinación del referente por estar siempre ahí. Ahora bien, este proyecto nos presenta otra cara de esta sentencia: estos ecos o vestigios de fotografías análogas de los cementerios padecen la misma condición perecedera y orgánica del cuerpo humano. Como cuerpo que se constituye igualmente como imagen materia, lo único seguro es su inevitable descomposición y posterior desaparición.

Tempus Fugit 3

Comments are closed.