Homenaje a los Fotoagüitas.
74 exposiciones de sala.
8 exposiciones múltiples en la calle.
Seminario teórico de 20 conferencias.
Talleres en universidades.
Ciclo de cine:
“Los retratos fílmicos.”
     
INFORMES E INSCRIPCIONES AQUÍ
 
 

Dirección del Encuentro Teórico: Auditorio Jorge Enrique Molina Calle 22 No 5- 85

 

 

 

FOTOMUSEO fue fundado en 1998 comenzando a operar en el año 2000. Para tal efecto, concientes de que el arte es arte solo cuando es visto y de que nuestra entidad debería ser el núcleo que unifique el conocimiento y la divulgación de los más importantes valores de la fotografía en Colombia y el mundo, buscando que las exhibiciones no fueran únicamente en las paredes de los museos y para unos pocos, sino que deberían llegar al ciudadano común de Bogotá, la dirección de esta institución tuvo la audaz idea de sacar el museo a la calle para llegar de manera directa al público y extender su accesibilidad a través de módulos itinerantes, de acero inoxidable y vidrio templado.

En 2005, iniciamos las Bienales internacionales de fotografía. Con el título de FOTOGRÁFICA BOGOTÁ dimos inicio a estos eventos, invitando a grandes valores internacionales y nacionales cuyas obras son presentadas en museo y galerías de la ciudad; también se presentan exposiciones de calle (en módulos itinerantes, paraderos de bus, vallas, etc.). El primer país invitado de honor fue Brasil, el año pasado (2007) el honor fue para España, y para FOTOGRÁFICA BOGOTÁ 2009 el País invitado de honor es Francia.

Igualmente tiene lugar un seminario teórico donde participan grandes nombres internacionales y nacionales, que plantean -frente a más de mil asistentes-, su pensamiento frente a la fotografía: historia, fotografía contemporánea, avances, entre otros.

Pensando que este espacio para la reflexión de la fotografía se da cada dos años, y visualizando que, la fotografía como práctica artística se entrecruza y converge con diversas disciplinas al tiempo, decidimos extender la mirada del encuentro a: un ciclo de cine “La fotografía descansa en el cine” y talleres en espacios académicos de la ciudad. Ambas propuestas aparecen como una reflexión profunda sobre lo fotográfico, la fotografía como Máquina de visión, como forma de pensamiento y construcción de imaginarios y memorias, como práctica artística etc.

 

 

 
 

 

 

Este recorrido por la ontología del retrato nos permite ubicarnos en dos ejes básicos, la prosopografía y la etopeya. Lo prosopográfico vendría entonces a cubrir el primer espectro del retrato, entendiéndose como la descripción de un personaje, en un primer estadio en donde se nos presentan los retratados como un cúmulo o inventario de rasgos, huellas, un retrato casi biográfico de personajes y la historia a través de esa corporalidad suspendida en el rostro. Lo epopéyico, como esa instancia psicológica, que se sumerge en el inconciente, en lo fantástico y lo surreal.

Ambos momentos del retrato todo el tiempo se relevan el uno sobre el otro: la ficción, lo imaginario, lo real, el pasado, el presente, como una danza binaria casi inseparable que compone el horizonte de lo que entendemos como retrato.